0 comentarios

Capítulo VI. Reencuentro. Primera parte


 
Después de un día de trabajo en la oficina, lo único que deseo es llegar a casa y tomar un baño reparador. Pero abro la puerta del departamento y me encuentro con una pila de correo esperando por mí.
Lo hojeo sin mucho interés, después de todo, en su mayoría son cuentas por pagar, a punto de descartarlo, un sobre amarillo llama mi atención. En el remitente puedo leer la dirección de mis padres. Es extraño que ellos me envien cartas. Normalmente si mis padres necesitan algo suelen llamarme, aunque a decir verdad, desde hace unos años comencé a distanciarme de ellos.
Contrariada, abro el sobre y dentro hay lo que parece ser una invitación y una nota de mi madre. La nota dice:
«Querida Anna:
Esta invitación a llegado a nuestra casa, así que hemos decidido reenviartela a tu nueva dirección. Esperamos no causarte molestías, sabemos que estas muy ocupada. Tu padre y yo estamos muy ansiosos por verte pronto.
Cuídate mucho y recibe nuestras bendiciones. Mamá»
Miro la invitación y me sorprende mucho encontrar escrito en el sobre mi apellido de soltera. Hace muchos años que no uso ese nombre. Ahora entiendo el porqué fue enviada a casa de mis padres. La abro sin más dilación y la leo en voz alta.
Está usted cordialmente invitada la fiesta del reencuentro de generación trás diez años de celebrada la graduación. Esperamos contar con su presencia el próximo diecisiete de abril a las ocho treinta en el Grand Palace Hotel. —«¿Reencuentro?» pienso para mí. La verdad en estos momentos estoy poco interesada en esta clase de reuniones y aunque tuviera la intención de ir, realmente mi apretada agenda no me lo permitiría.
Ahora que lo pienso detenidamente, en aquella época en la que estudiaba la licenciatura, casi no tenía amigos y no es que en aquel entonces fuera tan huraña como lo soy ahora, es que en aquel entonces tenía sólo los amigos en los que podía confiar, aquellos que de verdad se pueden llamar amigos y que se cuentan con los dedos de una sola mano. Al pensar en ellos me entra un poco la curiosidad. «¿Qué habrá sido de ellos? ¿Les dará gusto volver a verme? ¿Se acordarán de mí?»
Bueno, en cualquier caso, me quedan aún dos días para decidir que hacer. Debo aceptar que aunque no es algo que me ilusione me ha intrigado la idea de encontrarme con el recuerdo de aquellos días llenos de tranquilidad donde la idea de la felicidad era algo que casi podía palpar. Con esos pensamientos vagando por mi mente, me voy a la cama.
                                            * * * * * *
Es de mañana y me encuentro metida en la oficina sumergida en una pila de papeles que debo revisar. Si tan sólo Sebastían hubiese reducido la lista de las propuestas para la nueva campaña, ahora podría relajarme un poco, pero hay cosas en esta compañía que también yo debo hacer.
De improvisto el teléfono de la oficina comienza a timbrar, de principio decido ignorarlo y seguir concentrada en las propuestas que voy a rechazar, pero la insistencia del mismo me hace cambiar de opinión. Sólo Sebastían y mi madre conocen el número de mi línea privada y no llamarían si no se tratará de una emergencia.
¿Diga? —contesto tratando de sonar lo más despreocupada posible.
Dime que vendrás —responde una voz varonil al otro lado del auricular.
¿Cómo dice? —pregunto sin entender bien de que se trata.
Me muero de ganas de volver a verte. Dicen que te pusiste mejor que antes.
¡¿Disculpe?! No sé quien demonios sea usted o como obtuvo este número pero si...— una carcajada resuna al otro lado de la línea.
¡Ah! lo siento —me interrumpe —le pedí a tu madre que me lo diera, por favor no te enojes con ella. La persuadí bastante, tuve que decirle que se trataba de una emergencia porque no quería molestarte.
¿Mi madre? ¿Cómo es que conoce a mi madre? —pregunto entre sorprendida y asustada.
¿Es que no sabes quien soy? —pregunta la voz cambiando un poco el tono —Soy Mauro ¿De verdad no me recuerdas?
¿Mauro? —silencio —¡Ah! Sí, sí, Mauro. Verás en este momento estoy en medio de algo y no puedo atenderte, pero voy a conectarte con mi asistente para que ella tome nota y te llamo después. ¿Está bien?
Escucha. Sólo quiero saber si vendrás a la reunión. Recibiste la invitación, ¿o no? Eso es todo.
Sí, la recibí. Mira —digo sujetándome el puente de la nariz con el dedo anular e índice —sinceramente estoy muy ocupada, no sé si tenga tiempo para eso.
Entiendo, pero prometeme que harás el intento...
Lo siento Mauro, debo colgar —dicho eso cuelgo el teléfono y continuo con mis ocupaciones apartándo mi mente de la conversación y concentrándome en terminar mi trabajo.
Revisar las propuestas resulta una tarea más ardua de lo que yo misma había previsto y me toma casi todo el día descartar las buenas propuestas de lo que no sirve. Estoy exhausta así que decido dejar el trabajo hasta aquí. He obtenido una pila bastante reducida y con propuestas decentes y dignas de consideración, así que satisfecha me voy a casa.
Al llegar, me encuentro con los rastros que ha dejado la Señora Lucy tras ordenar y limpiar la casa. Me siento en el sofa de la sala de estar y enciendo el televisor sin mucho ánimo. En ese mismo instante mi celular comienza a sonar.
Hola mamá —contesto tratando de sonar familiar.
Anna ¿Cómo estás? —su voz cariñosa llega a mis oídos llenándome de calidez.
Bien mamá, trabajando. ¿Papá y tú están bien? —pregunto.
Sí, ambos estamos bien. Te llamo porque esta mañana me llamó un hombre, dijo que era un amigo tuyo y que necesitaba ponerse en contacto contigo. Dijo algo sobre una emergencia. ¿Está todo bien?—pregunta con un dejo de preocupación en la voz.
Sí mamá —respondo dulcemente —era por la reunión de la universidad. El sobre que me enviaste ¿recuerdas? No pasa nada. Sólo era un viejo amigo que quería saludarme. Eso es todo.
¡Ah vaya! Entonces hice bien en darle tu número. Estaba un poco preocupada porque podría tratarse de algo grave, pero me da gusto que hayas hablado con tus amigos, hace mucho que no los llamas.
Sí mamá, no te preocupes que todo está bien. Dale mis saludos a papá —es increíble que algo tan simple como hablar por teléfono con mi madre estremezca mi corazón de ésta manera. Mi ser se llena de ternura y de nostalgía hasta el punto de colgar el teléfono por temor a que me asalten las lágrimas. Me gustaría quedarme profundamente dormida con ésa mezcolanza de sentimientos invadiéndome, pero sospecho que sólo el insomnio me hará compañía ésta noche.
                                                   * * * * * *
Muy temprano en la mañana me pongo en pie. Aún tengo bastante tiempo antes de tener que ir a la oficina. Tomo una ducha rápida y hojeo el periódico mientras bebo una taza de cafe. No es necesario que me presente a primera hora en el trabajo, pero tengo una pila de papeles que aún debo terminar y mientras más ocupada esté menos animos tendré para ir a la reunión. Aunque me niegue a aceptarlo, es un pensamiento que ha inundado mi cabeza.
Entro a mi oficina y me topo con la espalda de Sebastían quien se vuelve para mirarme al escuchar mis pasos.
Señora Anna. Lamento no haber podido informarle antes pero hoy no era necesario que viniera a la oficina
Estas bromeando, ¿no? —digo poniendo mi bolso en el escritorio y acercándome a la silla del mismo —hay un motón de propuestas que debo..
En cuanto a eso, permitame felicitarla por su exelente trabajo. Debo reconocer que gracias a su esfuerzo pude terminar la selección yo mismo. Me simplificó mucho el trabajo. No hubiera querido tener que ser yo quien hojeara todo eso. Por ahora sólo necesito que firme la aprovación y puede irse a casa —dice al tiempo que me extiende una carpeta de piel negra. La tomo con prisa y la dejo en el escritorio frente a mí.
Bueno, ya que me has hecho venir aquí, al menos podrías tener la delicadesa de invitarme a comer esta tarde —digo tomando asiento.
Lo siento pero ésta tarde iré a comer a casa.
¿Ah si? ¿Comerás la deliciosa comida de tu mujercita? —pregunto sarcástica con una sonrisa burlona en mi rostro. Como respuesta Sebastían me mira de una forma que no sé interpretar —lo siento. Hoy no estoy de humor para quedarme sola en casa —me disculpo.
Entonces vaya a cualquier otro lugar —me dice acercándose a la puerta.
Si no te molesta, prefiero quedarme un rato en la oficina.
Como usted desee. Es su oficina —murmura cerrando la puerta al dejar la habitación.
Me quedo sentada frente al escritorio un rato un poco molesta. En ocasiones como ésta, la eficiencia de Sebastían me exaspera. Me ha quitado el pretexto perfecto para saltarme la reunión de ex-alumnos. Ahora no me quedará más remedio que asistir. Pensando en esto, se me ha pasado la mañana.

                                           ................................
Hasta la próxima
Un beso


0 comentarios

Capítulo V. Fuera de Foco



Hoy hace un maravilloso día. No quedan rastos de la tormeta que acometió hace apenas unos cuantos días. El sol brilla en lo alto y a mí me parece un día perfecto para pasarlo fuera, sentir el sol sobre mi piel y gastar un poco de dinero. Estoy un poco aburrida y de no salir y ocupar mi mente en alguna cosa, mi mente podría llenarse de amargos recuerdos que hoy no quiero ni necesito traer a mi memoria.
He decidido pasearme por el centro comercial. Camino largo rato por los estantes de las tiendas y elijo unos cuantos vestidos y algunas faldas, nunca fui muy afecta a este tipo de vestimenta pero llevarla puesta es algo que me hace sentir sexy y en mi nuevo estilo de vida, ser mirada y deseada por otros es algo casi imprescindible.
Después de unas horas de estar vagando me ha entrado un poco de hambre y los pies comienzan a rogarme por descanso.

0 comentarios

Continuará?...





Sinceramente ya no recuerdo cuando fue la última vez que publiqué la entrada anterior de éste diario blog y es que a pesar de que me había comprometido a seguir publicando, no me dí el tiempo de hacerlo, eso se debío a que tuve ciertos cambios en mi rutina a los que he tenido que adaptarme, aunado a eso la pregunta que me he venido haciendo desde que inicié con el blog: ¿Acaso habrá alguien que lea ésta historia?

En cualquier caso, a mí me gusta publicarla, así que espero seguir haciéndolo en el futuro. Tabién quisiera comentarles que se me ha ocurido una nueva historia que también me gustaría surgiera como diario blog, pero ya que no puedo mantener activo ni siquiera éste me lo pensaré mejor.

Mientras tanto les anuncio que la próxima entrada ya está lista y es espera de publicación. Tengo planedo que sea el próximo domingo 20 de Julio, así que si aún hay un sólo lector interesado en ésta historia, no te lo pierdas.


Un beso.

0 comentarios

Capítulo IV. Cuando Cae La Lluvia


El día está increíblemente frío. Me levanto simplemente porque ya no puedo estar más en la cama. Me dejo puesto el pijama y me pongo unas pantuflas de colores. Un atuendo nada sexy pero muy abrigador. Me dirijo al armario y saco de un cajón en el que guardo la ropa que uso muy poco un abrigo tejido de estambre en color gris.
Con este clima me apetece tomar algo caliente, así que preparo un té en la amplia cocina. Es martes y la señora que me ayuda con la limpieza no vendrá hoy. Yo la llamo señora Lucy. Es una persona muy sencilla y muy respetable. También es muy discreta y ésa la razón principal por la que la contraté. Me gusta que las personas que trabajen para mí sean honestas y que no se inmiscuyan en mi vida privada y la Señora Lucy es mucho más que eso. Me gusta mucho como cocina y he de decir que en ese aspecto, como en muchos otros, soy muy estricta. Lamentablemente son pocas las veces que como en casa y mis oportunidades de probar su comida se ven limitadas. La conozco desde hace tres años, pero hace sólo dos que trabaja para mí. Es una mujer madura y regordeta. En realidad la conozco muy poco. No sé de ella casi nada.

0 comentarios

Capítulo III. De Vuelta A La Oficina


Perdonen que no haya actualizado la publicación. Simplemente no tengo excusa. Aquí el nuevo capítulo.
....................................................

Esta mañana me levanto muy temprano y me doy un baño. Los deberes en la oficina me demandan y es que ser la dueña de una de las firmas publicitarias más importantes del país no es sencillo. De hecho mi vida no podría ser tan desahogada sin Sebastian.

0 comentarios

Capítulo II. De Noche En La Ciudad

Hola a todos. Lamento mucho el retraso. Pero simplemente no he podido publicar hasta hoy. Sin más los dejo con el capítulo.
....................................................................................

Hoy he tomado una decisión. Si voy a andar por ahí buscando placer, voy a hacerlo bien. Es de noche y me he decidido a salir. Tengo la intención de ir a un antro o aun lugar donde haya gente joven y libertina.
Elijo un vestido corto negro, forrado con lentejuelas del mismo color en todo el frente del mismo. Unas zapatillas altas que estilicen la figura. Mi maquillaje impecable y uso los accesorios pertinentes: unas arracadas grandes y pulseras de plata. Me pongo uno de mis mejores perfumes y me dispongo a salir.

0 comentarios

Capítulo I. Jamás Desaparecerá



De espaldas a él, puedo ver mi propia cara reflejada en el espejo. Mis ojos claros se clavan en la imagen frente a mí y me cuesta trabajo creer que es mi rostro el que veo. Mi cabello largo y ondulado, tan oscuro como la noche que nos envuelve, cae sobre mis pechos desnudos, escondiéndolos de la vista. De pie como estoy, puedo ver todo mi cuerpo: mi cintura estrecha, mis piernas largas, mis pies delgados; que a mí siempre me han parecido grandes pero que embonan perfecto con el resto de mi cuerpo.
Me quedo mirándome largo tiempo, como buscando algo que faltara en el retrato que estoy viendo. Y realmente hay algo que falta pues por más que la miro, lo único que veo en la imagen frente a mí, es una mujer vacía carente de ilusión y sentimientos.

1 comentarios

Prólogo



 
Miro de frente al ventanal que ilumina la sala, que ahora no es más que una enorme habitación vacía.
La luz del atardecer comienza a llenar los huecos de la casa con su luz amarillenta. Los destellos naranja inundan mis ojos y sigo mirando a través del cristal de la ventana. Me quedo ahí, estática, casi inmóvil. Mi mente se llena con recuerdos que me atormentan y sueños inconclusos que me asechan. Cierro los ojos y bajo la cabeza pero una lágrima atrevida sale de mis ojos y resbala por mi mejilla.
Hace calor, pero ni siquiera el grueso abrigo que llevo encima puede calentarme. Mis pantorrillas desnudas apenas sienten el calor que los rayos del sol destellan. Mi rostro ahora es una mueca de dolor. Abro los ojos e inspiro profundamente.

1 comentarios

Re-Lanzamiento



El próximo Viernes 14 de Marzo tienes una cita con Anna.


No te pierdas el re-lanzamiento de este diario blog aquí. 

Un beso.